Cartografía de Corrientes de Educación Ambiental y sus Ámbitos de Aplicación.
Legislación Ambiental.
Leyes, Reglamentos y Normas para la Preservación del Ambiente.

PRESENTACIÓN

Preservación del ambiente WWF (Primera Parte)

Preservación del medio ambiente (Segunda Parte)

Problemática ambiental

Contaminación ambiental

No usar bolsas de plástico

sábado, 25 de junio de 2011

La Reurbanización El Silencio o simplemente El Silencio es una urbanización de Caracas, Venezuela que se encuentra dentro del Casco Central de esa ciudad en la Parroquia Catedral del Municipio Libertador.


Apenas fundada Caracas en 1567 se le denominó El Tartagal al área que hoy ocupa El Silencio, para ese momento se trataba de un campo al oeste de las 25 manzanas originales de la ciudad, García González de Silva compró esos terrenos pocos años después de la fundación de Caracas. El nombre El Silencio se cree presume que se originó luego de una epidemia que causó la muerte a todos los habitantes de esa zona. Durante siglos se siguieron asentando barriadas pobres en esa área, hasta que el gobierno de Isaías Medina Angarita decide ordenar la demolición de todas las casas, bares y prostíbulos que se encontraban en esa zona para reurbanizar El Silencio el 25 de junio de 1942. El encargado de diseñar esa reurbanización fue el arquitecto Carlos Raúl Villanueva junto con el escultor Francisco Narváez. El 26 de agosto de 1944 es inaugurada la Reurbanización El Silencio, con 7 bloques y dos plazas, la Plaza O'Leary en el centro de la zona y la Plaza Miranda ubicada al este de la urbanización. En 1999 es declarado bien de interés cultural. Desde 2003 la Alcaldía de Libertador recupera el área y se espera que para finales de 2008 sean completados los trabajos.
El proyecto de Carlos Raúl Villanueva abre el paso de la primera modernidad en Venezuela y es modelo para la construcción de viviendas de interés social. Es un prototipo para otras partes de Caracas.
El proyecto de la llamada «Reurbanización de El Silencio» marcó un hito en la historia moderna de la vivienda venezolana. Fue la primera vez que se asumió la idea de demoler una zona de la ciudad y emprender en ella un proyecto nuevo.
En ese caso, bajo la conducción del arquitecto Carlos Raúl Villanueva, la intervención fue para bien. En el lugar de una barriada deprimida y peligrosa llamada «El Silencio», surgió un nuevo concepto urbano que mezclaba el estilo europeo de pequeños edificios multifamiliares con aspectos heredados del pasado arquitectónico propio, como los patios interiores arbolados.
La reurbanización el Silencio es un proyecto pionero y constituye el primer ejemplo de urbanismo moderno en Venezuela, su historia se remonta a finales de la década de los 40 del siglo 20, cuando el General Isais Medina Angarita, promueve la reurbanización de este sector que se había constituido un centro de deterioro urbano, aquí había más 300 prostíbulos, era una zona de delincuencia y precisamente había sido concebido originalmente como una zona a recuperar para un centro gubernamental.
El Silencio es un ideal realizado para recibir la brillante luz del trópico y a la vez resguardar a los habitantes de las lluvias torrenciales y de los vientos desconsiderados a través de sus galerías y corredores. Villanueva crea una ciudad caraqueña con la intención de favorecer la calle aporticada y trasciende las razones climáticas en una obra en la que priva el criterio cultural. La galería cristalizaba el deseo de recuperar la calle aporticada como un desiderátum de las Leyes de Indias, las cuales normaron desde los tiempos de la conquista española todo el crecimiento de las ciudades latinoamericanas.

video